es | en

“La curiosidad de los jóvenes, es llamativo su deseo de conocer los relatos mitológicos que vertebran la construcción intelectual europea”

El Camino de Santiago y el nacimiento de Occidente, es un programa de la Fundación Arquitectura y Sociedad, que comenzó a celebrarse en 2017 en Navarra y que se ha extendido a La Rioja y Burgos. Este seminario se dirige a los estudiantes de los últimos cursos de bachiller, jóvenes que se encuentran en el umbral de acceso al mundo universitario. En un tiempo en el que deben contrastar sus inclinaciones, sus aptitudes y sus deseos para cimentar la elección de su futuro formativo y profesional, el Camino de Santiago les permite adentrarse en su humanidad. Pese a los siglos de distancia desde su surgimiento y primer desarrollo, aún hoy nos habla de lo que somos. La Historia y las historias del Camino han creado un lenguaje que transita por el nacimiento y el desarrollo de la cultura occidental y es una poderosa herencia que ha inspirado a artistas de todas las disciplinas durante los doce últimos siglos. No se puede entender en profundidad el complejo imaginario cultural, social o político de nuestro mundo sin asomarse a ese enorme receptor y emisor que fue y es la Ruta Jacobea. El emperador Carlos V lo llamó “La Calle Mayor de Europa”. 

El programa Arquitectura y Camino de Santiago de la Fundación Arquitectura Sociedad se inició en el año 2017 y se ha ido ampliando desde Navarra a La Rioja y Burgos en años posteriores ¿Qué valoración hace de estas ediciones? ¿Se ha respondido a los objetivos que se pretendían con esta actividad desde la Fundación?

La valoración es positiva. Los profesores han manifestado, verbalmente y por escrito, durante cada edición, y, sobre todo, al finalizar todas ellas, un grado notable de reconocimiento por el formato elegido y las enseñanzas impartidas. Buena prueba de ello han sido las aportaciones y sugerencias con las que, a lo largo de estos cuatro años, han contribuido a adecuar el programa al interés de su tarea docente. 

La relación continuada con el grupo de educadores, durante largos periodos del curso lectivo, para consensuar fechas, valorar calendario, duración de las sesiones teóricas o elección de las prácticas, ha supuesto un enriquecimiento de la propuesta inicial y ha derivado en una mayor satisfacción para los docentes, que han participado, en algunos casos con entusiasmo, y que, en general, se han sentido abiertamente concernidos en el proyecto.

Todos ellos, sin excepción, han hecho patente su agradecimiento a la Fundación Arquitectura y Sociedad, bien a través de mí personalmente, como coordinador del seminario, bien a través de sus correos electrónicos o mensajes de WhatsApp, e incluso, cuando les ha sido posible hacerlo, al propio Patxi Mangado, impulsor de la Fundación.

La aspiración de desarrollar un proyecto orientado a los estudiantes preuniversitarios era una idea latente desde hacía tiempo en el esquema didáctico de la Fundación Arquitectura y Sociedad que, por diversos motivos, no se había esbozado todavía; concebido con la intención de ampliar el abanico de la oferta de actividades de la propia Fundación, ya existente, y dirigida a sectores más cualificados formativa o profesionalmente, tales como el Congreso Internacional o el Campus Ulzama, entre otros.   

Las diversas  reflexiones y contrastes de opiniones mantenidas al respecto entre Patxi Mangado y  Juan Ramón Corpas a lo largo del tiempo, se plasmaron durante el verano de 2016 en la voluntad de trabajar con un planteamiento que tomara como línea maestra el Camino de Santiago, a modo de programa piloto que pudiera ser valorado tras su realización.

En primer lugar, se redactó un borrador expositivo y se exploró un posible calendario, tras lo cual se planteó una ronda de conversaciones con varios centros docentes de Pamplona. A lo largo de esta fase, se desarrollaron numerosas sesiones de diálogo con los representantes de los centros inscritos, tanto públicos como concertados, de distintas localizaciones en la ciudad y con alumnados de extracción geográfica y social diversa. Este periodo preparatorio constituyó la parte más laboriosa del conjunto, con diversos y consecutivos coloquios en los que los responsables y profesores de los centros invitados apuntaron interesantes detalles que se fueron integrando en la redacción de un nuevo programa, mejor adaptado a las opiniones de los enseñantes y, por tanto, a las necesidades de los alumnos.

Simultáneamente, se consideró la conveniencia de acompañar tanto las ponencias como las excursiones programadas con un material gráfico de calidad. Se abrió el proyecto a la colaboración con un estudio de arquitectura y diseño cuyo trabajo en estas áreas era conocido previamente. Se analizaron los alzados realizados, se orientaron los dibujos nuevos y se revisaron los textos hasta conseguir unas fichas didácticas acordes con el espíritu del seminario.

Concluida esta primera fase, se presentó un borrador ya muy avanzado en la reunión del patronato de la Fundación, celebrada el día 11 de enero de 2017, en Madrid. Con las críticas y sugerencias escuchadas, se matizó y enriqueció el proyecto.

El resultado del largo trabajo de preparación, así como de la experiencia de cuatro años en contacto con los educadores, ha desembocado en un programa que, en opinión de los docentes, ha ofrecido a los alumnos una experiencia formativa distinta y complementaria a la que reciben en las aulas, útil en cuanto a los conocimientos recibidos y con un buen equilibrio entre las ponencias teóricas y los itinerarios y excursiones que han constituido  una eficaz experiencia práctica.

Como resumen, diría que el desarrollo del programa ha respondido en buena medida a los objetivos que se pretendían alcanzar. Y que tanto su resultado como la respuesta por parte de los asistentes han sido claramente satisfactorios.

Desde su inicio, han pasado por el programa Arquitectura y Camino de Santiago más de 300 alumnos de secundaria y de diversos centros educativos ¿Qué puede destacar de su participación? ¿Hay algún aspecto que les interese más?

Merece la pena destacar, en primer lugar, que la asistencia al seminario para alumnos y profesores es voluntaria y gratuita. Esta condición de voluntariedad ha sido seguramente determinante en el buen comportamiento general de los estudiantes, que han mostrado una actitud de atención y respetuoso silencio durante las charlas, tomando notas y esperando al final de las ponencias teóricas para plantear preguntas, aclarar dudas o solicitar que se profundizase en alguna de las cuestiones tratadas. También lo ha sido, sin duda, la selección previa realizada por el profesorado, ya que el programa ofrecía una   gratificación interesante: los asistentes que completaban el programa con aprovechamiento suficiente, recibían medio punto más en la nota de la asignatura de referencia, algo significativo para la media de la EBAU; no parece que los alumnos hayan participado exclusivamente para conseguir la mejora de sus calificaciones, ya que han demostrado, en su mayoría, un claro interés por las materias impartidas.

Hay que reseñar la diferente disposición en las actividades teóricas y en las prácticas. En las sesiones teóricas los estudiantes se han mantenido, como se ha dicho, mayoritariamente en silencio, y solamente unos pocos se han animado a plantear consultas y aclaraciones que han ido aumentando con el paso de los días. Sin embargo, en las excursiones e itinerarios prácticos, su actitud ha sido mucho más distendida y participativa; hablando de manera progresivamente más abierta, exponiendo opiniones, y planteando incluso cuestiones de debate y discusión.

El ambiente durante las actividades prácticas, favorecido seguramente por un contacto más dilatado en el tiempo y por el hecho de discurrir fuera de un espacio cerrado, ha sido de grata camaradería entre alumnos y profesores, por supuesto, conmigo, y con Patxi  Mangado o con la directora de la Fundación cuando les ha sido posible participar.  

Una prueba de la atmósfera de convivencia creada en dichas actividades, ha sido la presencia repetida de grupos de profesores de diversos centros, en número claramente superior al necesario, que han asistido año tras año por el interés en mejorar su formación y disfrutar, a la vez, de varias jornadas tan didácticas como amenas y atractivas desde el punto de vista humano.

En lo que se refiere a la curiosidad de los jóvenes, es llamativo su deseo de conocer los relatos mitológicos que vertebran la construcción intelectual europea, de los que se ofrecen muestras significativas en el Camino de Santiago. Tanto de la antigüedad grecolatina, como de las sagas escandinavas y germánicas, las epopeyas medievales y, por supuesto, de la riquísima presencia de la tradición judeocristiana en general y católica en particular.

Por otro lado, es significativa la grata sorpresa con que reciben la información y la contemplación del valioso legado patrimonial que se encuentra en su entorno próximo y que muchos de ellos no habían conocido ni valorado antes en su justa medida.

¿Por qué es importante que los jóvenes conozcan mejor el Camino de Santiago? ¿Qué aspectos de su historia les pueden ser útiles en la actualidad?

En primer lugar porque el Camino de Santiago representa un ejemplo sin parangón para aproximarse, de forma comprensiva, a ese amplio y profundo conjunto de nociones que resumimos con el concepto de cultura occidental.

Así, los estudiantes pueden contemplar el desarrollo de las artes y las ciencias a lo largo de los siglos. La influencia de nuestra especie en la ordenación del territorio y la humanización del paisaje, el surgimiento de las ciudades, los distintas fórmulas de desarrollo, la aplicación de los sucesivos modelos de urbanismo, la importancia histórica de las vías de comunicación, trazado de rutas, construcción de calzadas, la aplicación del ingenio humano en la edificación de puentes, esenciales en el itinerario jacobeo.  

Por otro lado, las visitas sosegadas, la capacidad de relacionar coloquialmente sucesos y personajes históricos con enclaves geográficos, hitos arquitectónicos, patrimonio de arte mueble, imágenes, retablos, sillerías de coros, pintura, orfebrería…, y la experiencia de mantener una conversación abierta sobre todo ello, en la que participan alumnos y profesores, junto con otras personas ajenas a su entorno escolar, supone un ejercicio de notable utilidad para vivirlo como una formación no reglada. Y todo ello acompañado de la contemplación y la explicación de ejemplos extraordinarios que muestran la plasmación práctica de los conocimientos adquiridos en el aula.

En último término, conocer y dialogar libre y largamente sobre todo lo dicho permite comprender que somos hijos de una larga historia, que sin el trabajo y la trayectoria, los muchos aciertos y aportaciones, y también los titubeos y los errores, de quienes nos antecedieron, no serían posibles las realizaciones actuales. Y enseña a relativizar una tendencia común en toda época que consiste en menospreciar el pasado. Es bueno saber que ni la arquitectura ni el urbanismo, ni la ingeniería, ni la música, la literatura, las artes plásticas, o la tecnología y las grandes aportaciones de la creatividad humana son inventos de hoy. Y que no es posible abordar ni proyectar el futuro sin conocer y apoyarse en la rica y diversa herencia de nuestro pasado   

¿Qué actividades se plantean desde el programa Arquitectura y Camino de Santiago de cara a la celebración del próximo año Jacobeo en 2021?

En el año 2021 coinciden tres fechas conmemorativas singulares. En primer lugar, el hecho de ser Año Santo Compostelano, algo que ofrece a los peregrinos creyentes el privilegio de ganar el jubileo. Pero 2021 no solo va a ser año jubilar para los peregrinos que caminen hasta Compostela. En el verano de 2020, se cumple el VIIIº Centenario de la Consagración de la Real Colegiata de Roncesvalles, uno de los vértices de la ruta jacobea, por su arraigo en el imaginario europeo, tan unido a la leyenda, la tradición y la literatura: la primera canción de gesta en lengua romance, la Chançon de Roland, sitúa su acción aquí; por el prestigio de su dimensión hospitalaria, y por su significado en la historia del arte español, al ser la colegiata el primer edificio del gótico internacional construido en la península ibérica. Así pues, Roncesvalles disfrutará del privilegio de un año jubilar entre el 17 de julio de 2020 y la misma fecha de 2021. Y en tercer lugar, en este mismo año, se cumple el VIIIº Centenario de la colocación de la primera piedra de la catedral de Burgos, la más importante manifestación del gótico maduro en España y una de las más sobresalientes del mundo; una conmemoración que va a merecer también el protagonismo de su propio año jubilar durante 2021.  

Las citadas conmemoraciones se enclavan en tres núcleos esenciales del Camino de Santiago: Roncesvalles, punto de partida; Santiago de Compostela, fin y destino de la peregrinación; y Burgos, cabeza de Castilla, lugar sobresaliente en el itinerario jacobeo. Por todo ello, van a ser múltiples las iniciativas que se pondrán en marcha desde varios  orígenes, con el impulso tanto de administraciones públicas como de entidades privadas.

La Fundación Arquitectura y Sociedad ya ha planteado la inserción de nuestro programa en una línea de colaboración con la empresa pública Xacobeo, que se encarga de la planificación del Año Santo. Proyecta, además, trabajar con las entidades burgalesas comprometidas en la conmemoración del VIIIº Centenario de la catedral. Y, por supuesto, mantiene un estrecho contacto con los responsables de los actos de Roncesvalles.

Por todo lo dicho, la aspiración para 2021 es ofrecer el seminario en las comunidades de Navarra, La Rioja, Castilla y León, y Galicia, siguiendo el modelo de los últimos cuatro años, si bien adaptado a las aspiraciones del profesorado y las peculiaridades de cada una de las comunidades referidas.

A la espera de cerrar la fórmula definitiva, en las conversaciones mantenidas con responsables educativos de las respectivas administraciones, así como con los docentes que ha participado en la preparación y el desarrollo de las actividades en años anteriores, se valora la propuesta de realizar una selección entre el total de los alumnos participantes, para completar, junto con sus profesores, un viaje de una semana entre Roncesvalles y Santiago,  con visitas a los hitos más relevantes del Camino.

Más información:
www.arquitecturaysociedad.com
Sol Izquierdo Torán – 91 541 26 79 sol.izquierdo@arquitecturaysociedad.com
Responsable de Marketing y Comunicación
Fundación Arquitectura y Sociedad Responsable de Marketing y Comunicación

Compartir en:

Más noticias