es | en

El Palacio de Mendillorri y un cubo de la innovación de Sarriguren, objeto de estudio del Campus Internacional Ultzama 2020

14 alumnos de la escuela de verano organizada por la Fundación Arquitectura y Sociedad y Nasuvinsa elaborarán sendos anteproyectos sobre rehabilitación y vivienda industrializada en madera

El vicepresidente segundo, José María Aierdi, junto al arquitecto, Patxi Mangado, el director gerente de Nasuvinsa, Alberto Bayona, y alumnado de arquitectura que participa en el Campus Internacional Ultzama 2020.

La cuarta edición de la escuela de verano promovida por la Fundación Arquitectura y Sociedad y la sociedad pública Nasuvinsa, con la colaboración de la Fundación Arquia, ha iniciado hoy su andadura con la participación de 14 alumnos y alumnas de arquitectura procedentes de distintas universidades de España, Portugal e Italia y que se prolongará hasta el próximo 19 de septiembre bajo el lema ‘Humanizar la ciudad’.


La primera jornada se ha dedicado hoy a la visita del Palacio de Mendillorri, en Pamplona, y al solar donde se contempla construir uno de los cubos de la innovación de Sarriguren, en el Valle de Egüés, ambos propuestos por Nasuvinsa como objeto de estudio y aportación de ideas arquitectónicas para esta nueva edición de la escuela de verano. A la jornada han asistido también el vicepresidente del Gobierno de Navarra y titular de Vivienda, José María Aierdi, y el director gerente de Nasuvinsa, Alberto Bayona, que han estado acompañados del arquitecto navarro Patxi Mangado, impulsor del Campus Internacional Ultzama.


El Campus Ultzama es una escuela para universitarios de arquitectura procedentes de distintos países que durante una semana se encierran en dos talleres de trabajo habilitados en las instalaciones del Centro Equestre de la localidad de Zenotz, cada uno de ellos dirigidos por los arquitectos Patxi Mangado y Eduardo Souto de Moura, para reflexionar, aportar respuestas arquitectónicas innovadoras y desarrollar anteproyectos a modo de concurso de ideas sobre la base parcelas reales y programas propuestos por Nasuvinsa, sociedad sobre la que luego revierte este conocimiento y experiencia.


En esta cuarta edición, la sociedad pública de vivienda les ha requerido a los grupos de estudiantes que aporten ideas arquitectónicas sobre una hipotética rehabilitación y propuesta de uso del Palacio de Mendillorri y que simulen, asimismo, un proyecto para edificar uno de los cubos de la innovación que en su día se contemplaron instalar en el boulevard de Sarriguren.


José María Aierdi ha desatacado “el carácter innovador que encierran ambas propuestas y el reto de abordar nuevas formas de concebir la arquitectura, para responder a la demanda habitacional de colectivos sociales como las personas mayores y la juventud, todo ello con estándares de consumo energético casi nulo y la utilización de la madera como elemento estructural”.


El vicepresidente ha trasladado al alumnado y sus tutores un mensaje de reconocimiento “por contribuir con sus reflexiones, propuestas e ideas audaces y atrevidas al impulso de un urbanismo más social y sostenible, principios sobre los que se sustenta el cambio de paradigma en la actual política de vivienda impulsada por el Gobierno de Navarra”.


Arquitectura innovadora y sostenible


La escuela de verano centrará este año su actividad en el doble objetivo de aportar y desarrollar soluciones arquitectónicas que den respuesta a las necesidades y nuevos modos de habitar y de convivencia que están emergiendo en la sociedad actual, con especial atención a los requerimientos de colectivos como las personas mayores y jóvenes, así como también abordar la incorporación de procesos de construcción innovadores e industrializados y más respetuosos con el medio ambiente.

Los participantes, estudiantes de proyecto de fin de carrera y recién titulados procedentes de distintas universidades internacionales, diseñarán para Nasuvinsa sendos anteproyectos y propuestas de edificios residenciales ubicados en parcelas reales que la sociedad pública ha propuesto para esta edición.


Los dos talleres de trabajo seguirán tutelados, como en ediciones anteriores, por el arquitecto navarro Patxi Mangado y por el portugués Eduardo Souto de Moura, cuya participación será telemática en esta ocasión, debido a las necesarias recomendaciones y medidas de protección y seguridad frente a la COVID-19.


Palacio de Mendillorri: Unidades habitacionales


En esta edición se propone una intervención integral en el Palacio de Mendillorri para su uso como edificio residencial con unidades habitacionales de diferente tamaño para situaciones de emergencia y zonas y servicios de uso común.


El otro proyecto se centrará en el desarrollo de uno de los cubos de la innovación en Sarriguren para un edificio de viviendas de construcción industrializada, destinado a jóvenes creadores, artistas o artesanos. La vivienda industrializada es un modelo constructivo de vanguardia, consistente en el diseño y construcción de espacios residenciales mediante módulos personalizados a los objetivos y funciones de cada promoción.
Con estos dos proyectos básicos de diseño, Nasuvinsa propone que los alumnos y sus profesores reflexionen y trabajen, en el contexto de la promoción de vivienda pública de alquiler, sobre planteamientos de edificios y espacios arquitectónicos que favorezcan la convivencia y la integración social, dirigidos especialmente a colectivos con necesidades específicas como las personas mayores de 65 años y las personas jóvenes.


Asimismo, se les pide que contemplen la incorporación de procesos de industrialización y de edificación sostenible en edificios residenciales de promoción pública, con el objetivo de avanzar hacia una arquitectura y una ciudad de mayor calidad.

Utilidad en futuros proyectos


El resultado de estos dos talleres quedará posteriormente recogido en un documento que se trasladará a la sociedad Nasuvinsa para su posible utilización en posteriores desarrollos reales de los proyectos, como ha sucedido en las dos anteriores ediciones.
Alguna de las propuestas salidas del Campus Ultzama sirvió de inspiración, por ejemplo, para la redacción del proyecto Zure-Tokia de apartamentos para la tercera edad que Nasuvinsa promueve en el barrio de Azpilagaña.

Los alumnos que participan en esta escuela internacional de verano del Campus Ultzama, que desarrollarán su trabajo interno en el Centro Ecuestre de Zenotz, en el valle de la Ultzama, proceden de distintos centros superiores de arquitectura de Italia, Portugal y España, dos de ellos becados por la Fundación Arquia y cuatro alumnos de la Universidad de Navarra, en este caso becados por la sociedad pública Nasuvinsa.


Impulsada por el arquitecto Patxi Mangado, la Fundación Arquitectura y Sociedad es una entidad sin ánimo de lucro que tiene como fin conformar un foro de reflexión y debate, así como de promoción de iniciativas para repensar la arquitectura en sus múltiples facetas como una actividad intelectual y funcional de servicio al conjunto de la sociedad. Su actividad más conocida es la serie de Congresos Internacionales de Arquitectura que, de forma bienal y ya en cinco ediciones, se han celebrado en el Palacio de Congresos Baluarte de Pamplona, con la participación de algunos de los más destacados arquitectos y pensadores del mundo.


El Campus Internacional Ultzama fue impulsado en 2017 a través de un convenio firmado por la Fundación Arquitectura y Sociedad y Nasuvinsa, en representación del Gobierno de Navarra, con el objetivo de conformar un foro de reflexión y debate sobre una nueva arquitectura al servicio de las necesidades concretas de la ciudadanía, que revierta en beneficio de la sociedad navarra.

CONTACTO COMUNICACIÓN Y PRENSA
Sol Izquierdo. Responsable de comunicación y marketing
sol.izquierdo@arquitecturaysociedad.com


Compartir en:

Más noticias